miércoles, 9 de octubre de 2019

AD ASTRA (James Gray, 2019)

“Salir de la órbita terrestre para encontrarse”




Todos sabemos que Brad Pitt tiene un físico envidiable; pero lo que nos hace correr a los cines a ver cualquiera de sus proyectos es su encomiable trabajo y su capacidad para hacer suyo cualquiera de los personajes a los que da vida. Aquí lo encontramos en medio del espacio, buscando a su padre para poder obtener las respuestas a los interrogantes que le rondan la cabeza desde niño.


En un futuro no muy lejano, el astronauta Roy McBride viaja a los confines del universo en una misión de alto secreto con el objetivo de enviar un mensaje a su padre –quien lleva aislado en una estación espacial en Júpiter– e intentar resolver un misterio que amenaza la Tierra.


El astronauta Roy McBride recbiendo los detalles de la misión espacial.


La historia recuerda al libro “El corazón de las tinieblas”, que ya sirvió como hilo conductor en la fantástica “Apocalypse Now”, y trata temas como la soledad, la obstinación, la culpa, la falta de la figura paterna, el avance tecnológico… Todo ello envuelto en un magnético halo gracias al saber hacer del siempre interesante director estadounidense James Gray.


El veterano Tommy Lee Jones encarna al extraño padre de Roy.


La facturación técnica es impecable y el bueno de Brad Pitt está muy bien. Puede que a mucha gente le resulte cansino el ritmo pausado de la cinta –no fue mi caso–, pero creo que es fundamental para profundizar en el personaje principal. También para potenciar sus enormes momentos de suspense y tensión.


Un paseo por Marte puede ser muy peligroso si te persiguen unos piratas.


Una entretenida aventura especial que acaba siendo la búsqueda interior de quien enfrenta la soledad impuesta con la necesidad de compartir con nuestros semejantes. Porque lo importante es lo que tenemos más cerca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario