miércoles, 12 de octubre de 2022

CRIMENES DEL FUTURO (David Cronenberg, 2022)

“La cirugía es el nuevo sexo”

 



En su reciente 70.ª edición, el Festival de Cine de San Sebastián quiso homenajear merecidamente, con uno de los premios Donostia, al extravagante director canadiense David Cronenberg. Un director cuyo trabajo abarca más de 50 años, desde el terror y la ciencia ficción de su primera etapa hasta unos últimos títulos en los que, si bien amplía sus horizontes, no ha dejado de explorar los miedos del ser humano. Esta es su última aportación.

 

En un futuro más o menos lejano en el que el ser humano está evolucionando hacia nuevas forma orgánicas adaptadas al entorno artificial, el artista Saul Tenser, con la ayuda de su compañera Caprice, ofrece actuaciones en vivo en que va extirpando los nuevos órganos que su cuerpo reproduce. En medio de todo esto, una sociedad secreta quiere aprovechar el éxito de Saul para dar a conocer el próximo paso evolutivo en la especie humana.

 

Viggo Mortensen entre Lèa Saydoux y Kristen Stewart.

 

Sin ser un gran fan del canadiense, he de decir que siempre me ha resultado atractivo lo que hace. Aquí tiene sus buenas dosis de cine bizarro, regado de generosas raciones de sexo. El dolor es el placer y la nueva droga consiste en transformarse el cuerpo. Además, un interesante toque de atención respecto al cambio climático y la acumulación desmesurada de residuos que generamos.

 

La cirugía y la transformación es el más grande de los placeres.

La película cuenta con un reparto de garantías, entre el que destacamos los nombres  de Viggo Mortensen (en su cuarta colaboración con el director), Lêa Seydoux y Kristen Stewart. Por su parte, Howard Shore, habitual colaborador de Cronenberg, ayuda a crear el ambiente morboso y tétrico con una acertada partitura.

 

El personaje de Mortensen cual monje escapado de un cuento gótico.

 

Interesante película que, indagando literalmente en las entrañas del ser humano, se deja disfrutar si consigues mantener tu estómago hasta el final.


No hay comentarios:

Publicar un comentario