viernes, 4 de enero de 2019

ROMA (Alfonso Cuarón, 2018)

"Hermosa carta de amor a Libo"


 


El oscarizado Alfonso Cuarón nos regala en su última película un íntimo y emotivo ejercicio de memoria: una carta de amor a la criada que servía en la casa de la familia, una de las personas que más impacto tuvo en su infancia.


Trasladándonos al convulso México de principios de los años 70, Cuarón dibuja el retrato de una familia de clase media-alta del barrio capitalino de Colonia Roma. En él sobresale la figura de la sirvienta Cleo –inspirada en la “madre indígena” del director, Libo– y las dificultades que padece, no solo por el hecho de ser mujer, sino por su clase social y por su raza.  




El pulcro blanco y negro, la ausencia total de música y el constante uso del plano general dotan a la cinta de realidad, amor, respeto, emotividad. Todo ello hace que el espectador se sumerja en la historia como si fuese suya. Hay que subrayar además el increíble descubrimiento que ha sido Yalitza Aparicio, actriz no profesional, espléndida en el papel de Cleo.




Bella y conmovedora película con un par de escenas que quedarán para los anales de la historia del cine. Tras su efímero paso por las salas de cine, ya se puede disfrutar en Netflix.

No hay comentarios:

Publicar un comentario